Cinco Favoritos del Cine Siniestro

Comparte:

cinehorror

Algunos saldrán a buscar dulces y otros se irán de fiesta, pero muchos más se quedarán en sus casas viendo películas de horror.  Esto es para ustedes.  Aquí cinco de mis favoritas para que consideren en su noche de cine siniestro.

OJO: Hay spoilers, así que si no se quieren enterar de nada, lean los títulos nada más.

Troll 2 (1990)

Lo más mágico, especial, sorprendente y horrible de Troll 2 – una película llena de cosas mágicas, especiales, sorprendentes y horribles – es el título.  Troll 2 NO es una secuela a Troll 1.  Tampoco trata de trolls – no aparece ni uno en toda la película.  ¿Pero cómo es eso? Si yo tengo la caratula aquí y sale un nene asustado y lo que es claramente un troll, ready pa’ caerle encima. Siento informarles que la caratula de la película no tiene que ver nada con Troll 2.  El secreto que encierra ésta joya perdida del cine siniestro es que presenta como protagonista del terror a una pandilla de goblins vegetarianos y ningún troll, contrario a lo que promete.  La pandilla de goblins está corriendo una especie de ‘scam’ donde intercambian casas con familias ingenuas que buscan una alternativa económica para vacacionar – un concepto adaptado décadas después por Cameron Díaz y Kate Winslet en The Holiday.  El truco es atraerlos a su pueblo, misteriosamente conocido como NILBOG, y allí convertirlos en vegetales para poder ingerirlos.  Pero no digo mucho más para que puedan descubrir por su cuenta los singulares encantos que ofrece Troll 2.  Ninguna otra colaboración entre la incompetencia y la motivación ha logrado semejantes resultados.

Escena más brutal: La líder de los goblins – una especie de bruja hormonal – intenta seducir a un muchacho haciendo un striptease con una mazorca.  El baile es TAN Y TAN CANDENTE que estallan montañas de popcorn.

The Wicker Man (1973)

The Wicker Man mezcla géneros disparejos como el suspenso y el musical ‘folk’ dentro de una narrativa poco convencional donde el sargento policial Neil Howie investiga la desaparición de una niña en la remota y misteriosa isla de Summerisle.  La película existe como uno de los mejores y más efectivos ejemplos del horror existencial en el cine siniestro – altamente recomendada tanto por críticos del cine como fans del género.  Dicen que la versión de Nicolas Cage no le pisa ni los talones.  La isla de Summerisle está poblada por una especie de culto celta que rinde tributo al sol en ceremonias paganas llenas de baile, canto y sexo (¿más canto?); por otro lado, el protagonista es un cristiano devoto y célibe – tan tentado como repugnado por los habitantes de la isla, que no hacen más que impedir su investigación.  ¿Cómo se resuelve la tensión entre estos dos bandos?  Como prometió Paul Thomas Anderson en su más reciente película: There will be blood.  Pero antes disfrutarás de varios números musicales por parte de los habitantes de Summerisle (el soundtrack de la película ha influenciado a artistas como Animal Collective y Devandra Banhart), de uno de los papeles más interesantes en la carrera de Christopher Lee (¡el mismo Saruman y Count Dooku como dueño de una isla de hippies!) y de muchos, muchos rituales de fertilidad.

Escena más brutal: La escena final muestra una de las maneras más horribles de morir.  El baile de Willow para seducir al sargento también está… eh… brutal.

From Dusk Till Dawn (1996)

Aunque en su más reciente colaboración cinemática, Quentin Tarantino y Robert Rodríguez tomaron riendas de sus respectivas historias para crear el ‘double feature’ conocido como Grindhouse – hace más de una decada atrás que experimentaban con la idea del 2 x 1.  En From Dusk Till Dawn, el dúo presenta a los Gecko Brothers (George Clooney como Seth y Quentin Tarantino como Richie), un par de criminales buscando escapar a México tras su más reciente robo.  La primera mitad, más parecida en estilo al trabajo de Tarantino, narra la forma en que los hermanos logran su escapatoria tras tomar de rehén a una familia y esconderse en su RV hasta cruzar la frontera.  Es en la segunda mitad, cuando Cheech Marin le habre las puertas del bar de vámpiros – el “Titty Twister” – al grupo, que la película arranca en un sangriento rollercoaster de sálvese-quien-pueda.  Los vampiros de From Dusk Till Dawn no van a high-school, ni se enamoran, ni juegan pelota por la noche con sus familias y mucho menos lloran porque quieren mucho a sus novias humanas a la Twilight.  Tienen un hambre infernal luego de pasarse la noche dándose shots de tequila y nadie les va a impedir que bajen nota.

Escena más brutal: Va surgiendo un patrón entre las escenas más brutales.  Salma Hayek hace un baile exótico con una serpiente (pre-Britney Spears en los VMAs), le pone el dedo pulgar del pie en la boca a Tarantino y se derrama cerveza por la pierna, dándole de beber – y entonces comienza la carnicería.  También las escenas con la banda de rock convertida en vampiros y las versiones macabras de sus instrumentos.

Evil Dead 2: Dead by Dawn (1987)

Cuando al fin descubrí la serie de Evil Dead – estando en la universidad, tarde pero seguro – me senté a ver la trilogía completa con mis roommates la noche antes de Halloween en el 2000.  De esa experiencia reveladora surgió Evil Dead 2 como la favorita por varias razones: resume los eventos de la primera película y los expande con más personajes, mejores actuaciones, mejores efectos especiales y mucha, mucha sangre de todos los colores.  La secuela logra un balance perfecto entre comedia y horror, presentando escenas macabras y surreales entre rutinas robadas de los tres chiflados.  Además es fácil de admirar la creatividad y el genio detrás de las tomas, la edición y los efectos especiales en este esfuerzo de bajo presupuesto por Sam Raimi – quien pasaría a dirigir las películas de Spiderman y el clásico instantáneo del género de horror, Drag Me To Hell.  Al año siguiente de haber visto la trilogía de Evil Dead, tuve la oportunidad de conocer a Bruce Campbell (el protagonista de la serie) en una charla en Harvard Square para su libro ‘Confessions of a B-Movie Actor’ – altamente recomendado – y luego de firmar mi copia, mientras me daba la mano solo podía pensar en la famosa plegaria que grita su personaje: “Give me back my hand. GIVE ME BACK MY HAAAAAAND!!!”

Escena más brutal: ¿Qué hacer cuando pierdes una mano?  Reemplazarla por una sierra eléctrica.  Classic.  Aquí también hay un baile si bien recuerdo (puede ser en la primera, las confundo), pero más macabro que sexy.

El Día de la Bestia (1995)

Alex de la Iglesia, director español distinguido por su característico humor negro en películas como Acción Mutante y La comunidad, creó en tan sólo su segundo trabajo una premisa totalmente irresistible para fanáticos del cine siniestro: Un cura en Madrid descubre la fecha exacta en la que nacerá el Anti-Cristo – pero no el lugar exacto – así que para prevenir su llegada al mundo, decide cometer cuanto pecado pueda en el corto tiempo que le queda para así ganar la confianza de Satanás.  A su aventura se unen un fanático del metal y un psíquico fatulo de la televisión – todos tramando en contra del Diablo para matar a su bebé tan pronto nazca.  Si esa corta descripción no te hace salivar, mereces pasar tu Halloween viendo Hocus Pocus en vez.

Escena más brutal: Aquí no hay baile que valga – pero cuando la Bestia hace su aparición, todo el mundo se queda calladito.

Próximamente planeo ver: Trick ‘R Treat, The House of the Devil y Paranormal Activity.  ¡Apuesto a que no vuelvo a dormir! ¿Qué otras películas piensan ver para Halloween?

Comparte:

Empresario, escritor, productor y diseñador radicado en San Juan, Puerto Rico. Fundador y Editor-en-jefe de Puerto Rico Indie. Si tuviese que vivir por el resto de su vida escuchando solamente cinco discos, en estos momentos seleccionaría: "Fabulosos Calavera" de Los Fabulosos Cadillacs, "Girlfriend" de Matthew Sweet, "Marquee Moon" de Television, "Lateralus" de Tool y "Staring At The Sea" de The Cure.